Bienvenidos

Mexicanos en TU Delft
Blog

Los mexicanos que radicamos en el extranjero tenemos un mundo de posibilidades con las cuales podemos contribuir a tener un mejor país. Y la palabra “mundo” no solamente se refiere a un número alto sino también a la amplia variedad de opciones, producto de los distintos lugares en los que residimos y las experiencias tan diversas que vivimos.

Muchos mexicanos decidimos vivir en el extranjero con el fin de conocer otros lugares, culturas, gente y maneras de pensar. Gran parte de nosotros hemos venido con la idea de aprender y disfrutar para después encontrar un mejor futuro. Pareciera entonces que cualquier contribución que podamos hacer al país se daría a nuestro regreso a México, si es que no nos quedamos en el extranjero. Sin embargo, esto no es tan lineal como parece.

Uno puede conocer más a México, desde otro ángulo y otra perspectiva cuando se vive en el extranjero. Las figuras que antes veíamos tan abrumadoramente cerca y abarcaban toda nuestra visión se ven ahora diferentes desde lejos. La distancia puede llegar a darle un poco más de claridad al panorama, resaltando los colores, las sombras y los claroscuros que dibujan este país que llevamos clavado en las raíces.

Salen a la luz situaciones en el país que aunque sabemos que están mal, muchas veces no somos conscientes de qué tanto nos hemos acostumbrado (e incluso resignado) a vivir con ellas. Salen a la luz los exquisitos sabores, colores y paisajes que nos rodeaban en la vida diaria pero que sólo en su ausencia nos asombramos de qué tan fácil era vivir esos deleites en nuestro país. Y también brota a la luz lo mucho que nos falta por hacer como país y la cantidad oportunidades que existen… ¿y si se aplicara mejor esta tecnología o metodología para resolver tal problema en México?, ¿y si se creara una empresa de este tipo?, ¿y si cooperaran empresa-gobierno-sociedad bajo esta estructura?, ¿y si se vincularan estos grupos de investigación?, ¿y se capacitara más gente en esta área para fortalecer determinado nicho que no existe o bien es muy incipiente en México?, etcétera, etcétera, etcétera.

Imaginen cientos e incluso miles de voces interiores haciéndose este tipo de preguntas, con ideas nuevas que podrían ser tan valiosas. ¿Cómo pasar de las ideas a propuestas concretas?, ¿cómo se salta de las propuestas en papel a la acción en el mundo tridimensional? Mi respuesta es: con compromiso y con organización.

El primer punto significa compromiso con uno mismo y con los que te rodean, al tener convencimiento no sólo de que la idea aportaría algo nuevo a la gente y el país que nos vio crecer, sino también que nuestro trabajo probablemente tendría mucho más impacto en el bienestar de México que en el de un país desarrollado donde probablemente estemos residiendo.

El segundo punto crucial para el éxito de cualquier empresa es la organización. Para lograr un cambio resulta mucho más fácil y enriquecedor si se trabaja en equipo que si se trabaja de manera aislada. No es producto de la casualidad o melancolía que hayan diversas organizaciones de mexicanos en el extranjero dispuestas a impulsar proyectos a beneficio del país, a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia del terruño. Como ejemplo tenemos a la Asociación de Mexicanos en la TUDelft, la cual sirve de plataforma y soporte, así como punto de contacto y unión, para que los mexicanos que estudiamos en Holanda participemos en proyectos de intereses comunes, así como también exploremos con los demás cómo dar mayor alcance a nuestras propias ideas.

No obstante, en un mundo cada vez más pequeño y comunicado las posibilidades se multiplican más. Tanto personas como organizaciones en otras ciudades o países podemos ahora comunicarnos y colaborar de manera mucho más fácil que antes, ya que seguramente nos hemos enfrentado a problemas similares, compartimos el mismo tipo de información, convocatorias o contactos, o bien queremos impulsar ideas o proyectos  muy parecidos.

Debido a lo anterior, invitamos a las personas, grupos y organizaciones que encuentren en la Asociación de Mexicanos en la TUDelft una visión similar o complementaria, a sumar esfuerzos y entrar en contacto con nosotros. Como sociedad globalizada, hay que encontrar nuevos caminos para ayudarnos mutuamente en plasmar nuestras ideas y compromiso en acciones concretas que nos beneficien a todos. ¡Te esperamos!

Benly Liliana Ramírez Higareda
_______________
”Sobre el autor: Benly es graduada del IHE-UNESCO de Delft, Holanda, de la maestría en Municipal Water Infrastructure.
Obtuvo el premio a la mejor tesis de su generación en Sanitarian Engineering en 2012, el premio fue otorgado por la fundación Bill&Melinda Gates.
Este premio le permitirá trabajar en la publicación de un artículo sobre su tesis y presentarlo en una conferencia”

Cuando escogí a Hugo para el primer artículo sobre los Mexicanos en TUDelft creí que lo haríamos en su laboratorio de la universidad. En lugar de eso estábamos en su laboratorio alternativo: la cocina. Los deliciosos frijoles con tocino y huevos a la mexicana eran una distracción para la entrevista, pero reflejaban bien el cuidado que le pone a su trabajo y que lo han llevado a ser uno de los más reciente Mexicanos en incorporarse a un doctorado en la Universidad Técnica de Delft.

Pero aunque su trabajo en la tesis de maestría hizo que entrar al doctorado fuera casi tan fácil cómo preguntarle a su profesor si quería seguir con el proyecto, por muy poco Hugo no estaría aquí. Primero porque después de buscar programas de maestría estaba listo para partir al Imperial College en el Reino Unido. Pero cuando ya estaba por irse, acompañó a un amigo a una feria de posgrados del CONACYT donde se enteró del programa de Biotecnología en TUDelft. Lo que más le atrajo fue su enfoque hacia la ingeniería en lugar de la ciencia básica y decidió mandar su solicitud. Ese año fue una locura. Primero el cambio de planes, mandar papeles y buscar clases de Holandés, porque en ese entonces así lo pedía el CONACYT. Después de ser aceptado en TUDelft, Hugo todavía tuvo que retrasar su llegada un año pues los resultados de la beca salían después de la fecha límite para comprobar que tenía los recursos, pero a fin de cuentas en 2009 empezó su maestría en Delft.

Una vez en Delft, su idea era terminar la maestría y volver a México pero al final decidió ampliar su proyecto de maestría y entrar al doctorado. Según cuenta Hugo, desde el momento que escogió el tema del proyecto de su maestría sabía que corría riesgo. Era un programa nuevo, que ofrecía la posibilidad de continuar al doctorado si salía bien pero también podía fracasar y terminar en una tesis sin relevancia. Además del proyecto en sí, la forma de trabajar en Holanda, y en particular de su profesor eran muy diferentes a la forma de trabajar en México, sobre todo en la independencia que tenía para hacer su trabajo, lo que lo obligó a trabajar con autodisciplina. Al final el proyecto “Producción anaeróbica de aminoácidos en S. cerevisiae” fue un éxito y Hugo recibió la oportunidad de continuar con un doctorado.

El proyecto de Hugo, que se describe cómo un geek con Batman como su comic favorito, trata sobre la reprogramación de células, en su caso para la producción de aminoácidos con levadura de cerveza. Y aunque el proyecto le parece interesante dice que lo más importante son las técnicas que está aprendiendo y en ocasiones probando, no para ver cómo salen, sino porque va más allá de la zona de comfort en su área. En cuanto a aplicaciones en México, desafortunadamente Hugo no lo ve con mucho optimismo. “Las fábricas de aminoácidos en México se cerraron hace ya varios años para irse a China, entre otros países, y no conozco grupos de investigación en el tema,” comenta. Aún así Hugo, que tiene la idea de volver a México en algún momento, cree que llevar las técnicas y el conocimiento adquirido en TUDelft de regreso puede abrir nichos industriales o crear posibilidades de nuevas investigaciones en nuestro país.

Además de su trabajo en el laboratorio, y de sus legendarias comidas, Hugo es uno de los fundadores y un participante muy activo en la nueva sociedad de estudiantes Mexicanos en TUDelft. En este sentido, “La sangre mexicana llama,” dice y cree que la diversidad de talentos y áreas de conocimiento, junto con la facilidad con la que el Méxicano crea vínculos pueden llevar a la asociación a hacer algo de valor por el país, algo que realmente le interesa.

Es por su dedicación, trabajo, y amor por México, que Hugo es uno de los destacados Mexicanos en TUDelft.

Rogerio Canales

_______________

Rogerio Canales es egresado de Química de la UNAM, actualmente esta haciendo una doble maestria en “Sustainable Energy Technology” y “Science Education and Communication” en TUDelft.

Lee mas de él en: http://12oger.wordpress.com/ (Español) / http://channelrog.wordpress.com/ (Ingles)

Siguelo en twitter en @12oger

A few days ago we (the Mexican community) were asked to give an advice for the new students of TU Delft. The first thing that popped up to my mind was to give some of the well known advices about food, bicycles, discounts and all those things that make life easier but not necessarily better. However, I will try to talk in general about the useful and comforting experiences I had when I came to this particular flat land.

 I strongly recommend you to learn at least the basics of the local language. You will notice Dutch language is not necessary to manage all your business and daily life. Everybody speaks at least a little bit of English, from the tailor to the professor. In the Netherlands english is very popular and common. But, if you are keen enough you will notice that talking all the time in English will keep you, somehow, orbiting around the Dutch society. Thus learn the dutch basics and practice every time you can; you will get several nice moments and it will help you to understand better your new home.

 Learn or refine some of your hometown culinary skills. Between internationals students, it’s quite common to eat together and enjoy homemade dinners as a bonding activity. At the beginning everyone is still having problems to communicate ideas, but fortunately your own food can tell more about you than yourself. From the sweet taste of rice to the spicy curry smell, all cultures blend while eating. Get to know you own background and share your skills with your new friends

 Study in groups. TU Delft proves to be a very demanding university, quite rewarding but challenging. And although you have the required skills it’s known that two minds together can come up with better solutions. Challenge you a little bit more and make friends not only for partying but for studying. Share with your friends your doubts, what you like and dislike about your courses, express your observations about your lectures. I am convinced that your exam periods, assignments, and your student life in general, will become easier and you will get better results.

 Talk straight forward. While lost in a conversation between different nationalities, it may be common to find difficulties to express your opinion. I strongly advise you to talk straight forward. It may not be your custom, or it may surprise your interlocutor. However, you will avoid miss understandings and it will help you to clarify ideas and points of view. Don’t be afraid and just tell it.

 Get a Hobby. While you are getting adjusted to your knew life you might be very busy, but once you are finally settled down, life will get somehow very peaceful. It is well known that this situation may lead to home sickness. So don’t slow down; keep finding new activities and getting to know new people. There is a great offer of alternative activities, pick one and stick to it. The effects may seem negligible but for sure they will be present during your entire stay in TU Delft.

 Keep the internet under control. Do not overload you cyber-life. I know all your family and friends are away but I’m sure sharing your life through the internet won’t make things easier; especially if you are sacrificing your first days in Delft. Those first days are valuable like gold, your best friends are among all those confused people at the survival activities and last minute trips. Go out and find them.

 These words of advice are what I think, may be missing out there but for sure are good to know. It will help you a lot in you new student life and may give you special memories to remember. Welcome TU Delft….

Marcelo Huet – 2nd year friend